Empresas y gobiernos han invertido durante décadas en tecnologías que manipulan el clima: desde la primera máquina creada en 1946 para “fabricar” nieve artificial hasta los drones que “producen” lluvia en Dubai.